< VOLVER

Diferentes metales en tu cocina

La mezcla de metales es una tendencia emergente en el diseño de interiores que está dando vitalidad a los espacios. Ya no está en contra de las reglas el combinar una variedad de tonos metálicos y distintas texturas.

Si quieres renovar tus espacios y te atreves a mezclar metales en tu cocina, aquí hay un par de consejos que te pueden ayudar a crear el aspecto perfecto que estás buscando.

  1. Mezcla metales cálidos y fríos:

En esta cocina se puede observar una oposición convincente y atractiva. Aunque no existe una relación perfecta, el hecho de combinar metales cálidos, como el cobre y el oro, con tonos más fríos, como el cromo pulido y el acero inoxidable llama la atención y demuestra un atrevimiento interesante en términos decorativos. En la imagen se puede ver la yuxtaposición que se crea cuando el estante cálido de oro se empareja con la grifería fría de cromo pulido.

Eso si, recomendamos que no selecciones más de dos tonos fríos y dos tonos cálidos para crear un espacio adecuado que no se torne cansador a la vista.

El diseñador Mark Williams dijo: “Un espacio exitoso es típicamente una composición de oposiciones convincentes; nuevo y viejo, duro y suave, brillante y mate … Estas combinaciones opuestas cuando se usan estratégicamente y con precisión, crean espacios más interesantes que hacen que todo se sienta un poco menos formulado “.

 

En esta cocina se puede apreciar el contraste de los tiradores de cobre con el fregadero y grifo de acero inoxidable que destacan en el mueble color ciruela con cubierta blanca.

  1. Mezcla metales con la Ley del Equilibrio

Como principio de diseño, en general, el equilibrio se utiliza para términos espaciales. Por ejemplo, no tendrías todos los muebles a un solo lado de tu habitación ya que además de ser poco práctico, no sería agradable a la vista. Lo mismo pasa cuando se mezclan metales,hay que hacerlo con sutileza, ya que hay una línea muy delgada entre el equilibrio y la saturación.

Como se puede ver en la imagen a continuación, con metales como el cobre y el acero inoxidable usados uniformemente por todas partes, esta cocina es un gran ejemplo de un espacio que logra un equilibrio agradable con metales mezclados.

  1. Confía en ti mismo y cuenta tu historia

El mezclar distintos metales es un acto para crear una estética personal única. Lo importante es que te identifiques con estos contrastes y que te sientas cómodo en tu espacio ya que la selección de grifería, accesorios y metales que te gusten le dará al espacio tu sello especial y mostrará tu gusto personal.

Comments

comments