< VOLVER

La Navidad está llamando a tu puerta, ¡déjala entrar!

En diciembre nuestras casas se llenan de paz, armonía, galletas de jengibre y hermosas decoraciones navideñas. Si este año buscas cambiar el estilo que por tantos años te ha acompañado durante las fiestas, inspírate con esta galería de imágenes inspirada en detalles blancos y dorados, propios del estilo nórdico.

 

Magia desde la entrada

Recibe a tus invitados con velas que envuelvan la entrada de tu casa con su claridad, e incorpora elementos que permitan respirar un aire natural, como por ejemplo, ramos con flores y hojas verdes.

Haz que en el salón tu árbol sea el centro de atención, decorándolo con materiales naturales y distintas texturas, combinando bolas de cristal con madera, crochet y tela, para darle vida y mucha luz.  Si cuentas con una chimenea, decórala con ramas de abeto y eucalipto junto a velas que le den luz al entorno.

Mesa de detalles

Al preparar la mesa del comedor, asegúrate de que tu lema sea “menos es más”. Deja un espacio libre junto a cada comensal para que la mesa “respire” y haya espacio para poner los distintos platos que degustarán.

Un mantel blanco en la base, otro con un pequeño estampado geométrico encima, ramas de eucaliptos y velas como centro de mesa, sumado a adornos en plata y cristal, funcionan perfecto para decorar la vajilla blanca encargada de presentar las exquisitas preparaciones gastronómicas.

El reino de los niños

La habitación de los niños también puede vivir la Navidad en gloria y majestad. En tu casa tienes la posibilidad de ser 100% creativo, por lo que puedes crear su propio árbol a partir de troncos y adornos de tela, o también, pintando uno en la pared y dándole vida con pequeñas luces. Para darle más magia y encanto, cuelga unas estrellas desde la lámpara del techo y una guirnalda de retales de tela.

¡Ya está todo listo! ¡Que empiece la Navidad!

Texto de referencia de revista El Mueble. Mira el artículo original aquí

Comments

comments